castanas

Nuestros bosques de castaños están formados por árboles centenarios que constituyen uno de los ecosisProductostemas más ricos de Andalucía, y son un modelo ejemplar de respeto y equilibrio con el medio ambiente.

Estos preciosos paisajes de castaños, ocupan la parte más alta y empinada de la sierra sur del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Son particularmente extensos en Fuenteheridos, Galaroza, Los Marines, Castaño del Robledo y Aracena.

 

castañal centenario2
Castañal Centenario
 

LA PRIMAVERA
En los campos de la Sierra de Aracena (Huelva), las heladas invernales desaparecen y empieza a llover abundantemente. El resencio de la aurora refresca la hierba, que crece ahora con fuerza. Los cerdos, pueden comer en el prado y sacar adelante a sus crías. Salen las típicas setas de la sierra (gurumelos, gallipiernos, pinateles), todo florece y el campesino ve en ello la prueba más segura de la superación del estéril invierno, así como la esperanza de que los frutos madurarán entre el verano y el otoño.

Poco a poco el castañar se viste con su espeso follaje de verde tan intenso, que en Junio tiñe  también de amarillo sus largas y enhiestas torcidas.

castanal verano
 

EL VERANO
A diferencia de lo que ocurre en la mayor parte de Europa, en las regiones mediterráneas el campo parece morir bajo los tórridos calores del  verano. Desaparece la escorrentía desatada por las últimas lluvias de primavera, las riberas y los arroyos se secan. Las hierbas y flores que dejó la primavera se marchitan y mueren, dejando vacío el polvoriento suelo. Los castaños se desprenden de sus largos amentos y la vida parece entrar en un profundo sopor.

Pero el marasmo solo es aparente, árboles y arbustos terminada la floración, maduran ahora sus frutos gestando así la cosecha otoñal.

Flor del castano erizos

EL  OTOÑO
Las primeras lluvias otoñales refrescan el ambiente y empapan el suelo desnudo. Los castaños mudan el color de sus hojas, que ya amarillas dejan caer perezosamente y por fin empieza la recolección de su preciado y exquisito fruto (la castaña). Produciéndose distintas variedades: Pelonas, Anchas de Alájar, Helechal, Dieguina o Vázquez, etc.

La recogida o apaño de la castaña, que cae envuelta en una cáscara pinchuda llamada erizo, se realiza en noviembre y primera quincena de diciembre. Suele implicar a toda la familia. Mientras que mujeres y niños se concentran en la recogida, los hombres se encargan del transporte, unos con los mulos y otros en coches todo terreno.

Las castañas suelen comerse crudas o tostadas en la chimenea (tostones o escafotes). A veces, para conservarlas más tiempo, se extienden en una especie de entablillado o zarzo dispuesto en alto donde se ahuman y se secan al calor de las candelas que se encienden debajo. De esta forma se convierten en las populares pilongas o castañas enzarzadas muy duras y fáciles de comer luego en crudo o guisadas (típico potaje de castañas).

Actualmente, una gran cantidad de las excelentes variedades de castaña serrana, es exportada a Estados Unidos, Brasil, Canadá y otros países europeos donde son muy apreciadas para hacer confitura.

Apañando
el acarreo
 
castañas ecologicas
 

EL INVIERNO
Los días se acortan y hace frío. El castañar, ya sin hojas, se ha tornado gris y se dibuja en la niebla. Mientras, el bosque también desnudo, serpentea melancólicamente entre las oscuras dehesas. Las sombras son largas y vuelven las temidas heladas.

Durante los meses de invierno los campesinos realizan labores de mantenimiento de nuestros bosques de castaños.

Manos expertas dan forma, con el hacha, a los castaños, eliminando todas las ramas improductivas y fortaleciendo la salud y vitalidad del árbol.

Arando con mulas
Taladores

© Copyringht - cserrana.com